Image

Gestiona tus deudas impagadas en la empresa

Madrid

A la hora de gestionar una pequeña empresa, así como una start-up, la gestión que se haga de la morosidad será clave para poder mantener el negocio abierto. Esta problemática fue la causante del cierre de numerosas empresas en época de crisis. Intentamos desgranar cuales son los factores que intervienen en esta cuestión y aportamos una serie de medidas que puedan favorecer la continuidad de los negocios.

  1. Todas las deudas se pueden fraccionar. Es una de las medidas más habituales, dilatar el pago en cuotas que los deudores puedan asumir. El tiempo y la cantidad deberá establecerse en función de cada caso, atendiendo a las posibilidades de pago del deudor.

  2. La morosidad no afecta a todas las empresas por igual, el margen de beneficio y la previsión son fundamentales a la hora de establecer unas provisiones que puedan hacer frente a las cuentas de impagados. Si una empresa no dispone de este remanente está expuesta a sufrir consecuencias por falta de liquidez.

  3. La negociación es la mejor vía para solucionar los problemas, buscando una solución pragmática que no solo atienda a los intereses del acreedor sino también a la posibilidad de pago del deudor.

¿Quieres leer más al respecto?